LISTA DE AUTORES INVITADOS: seleccionar por orden alfabético > (A-I) (J-R) (R-Z)

Abdel Hafed Benotman (París, 1960)

 

Abdel Hafed Benotman es uno de los dos millones de personas que componen la diáspora argelina en Francia. Hijo de padres emigrados al Quartier latin parisiense en los años cincuenta, la cincuentena le ha bastado a Benotman para reunir una biografía que la Wikipedia francesa resume así: «autor de novelas policiacas, de relatos, de poemas, de canciones, de obras de teatro y de guiones de cine», pero tal vez lo más interesante de su intensa vida es una trepidante trayectoria carcelaria, resultado de una infancia conflictiva y de su militancia en organizaciones de extrema izquierda. 1979-1984, 1990-1994 y 1995-2007 son los tres períodos en los que Benotman da con sus huesos en diversas cárceles; entre medias hay atracos a bancos, una fuga que dura dieciocho meses, un doble infarto, la amenaza constante de expulsión a Argelia y una participación activa en el movimiento anticarcelario uno de cuyos lemas es «Les criminals sont ceux qui emprisonnent. À bas les prisons!» y otros movimientos sociales; pero también diez novelas, una recopilación de poemas, dos obras de teatro, dos guiones de cine y varios premios. A la XXVI Semana Negra no viene a presentar Gonzo à gogo, Coco ni Un nageur en plein ciel, las tres novelas que ha publicado a lo largo del año 2012, sino a charlar con su buen amigo Raúl Mora en un prometedor encuentro que se celebrará durante los primeros días de la Semana.

Alberto González Ortiz

Alberto González Ortiz es joven, jovencísimo. En la ignota selva del labrarse una carrera literaria acaba de poner el primer pie, pero lo ha puesto bueno. Un breve calentamiento consistente en varios relatos, con los cuales llamó la atención de los jurados de varios concursos literarios, es el precedente de El amargo despertar, su primer proyecto de gran calado, un thriller distópico de estructura circular en el que Jorge, un anodino habitante de la capital de España, narra en primera persona el denodado esfuerzo de una persona muerta por dentro y por fuera por mantener la cordura, con la camisa manchada de sangre cuya procedencia le impide recordar un fuerte traumatismo craneal, en un Madrid repentinamente vacío de toda presencia humana. «Vivirás —promete la sinopsis del libro— el viaje postrero de una civilización perdida y comprobarás que, por desgracia, estaremos todos condenados.

 

Alejandro Blanco (Gijón)

 

«Desde que hace años viera la lápida de un astur que había estado combatiendo con Roma en Germania, siempre me dije que algún día tendría que escribir una novela sobre eso», cuenta Alejandro Blanco en una entrevista. Blanco publicó en Amazon su novela Los jinetes del águila (2013) antes de recibir la llamada de Ediciones B para dar el salto al papel impreso. En su Gijón natal, en el año 9 antes de Cristo, se desarrolla la trama de esta novela, que comienza cuando cuatro hermanos astures, obligados a huir de su castro por la amenaza de una familia rival apoyada por el gobernador romano, juran vengar a su familia asesinada. Enrolados como auxiliares en la legión romana, darán con sus huesos en Germania, donde participarán en la batalla de Teutoburgo, en la guerra contra Arminio y en conjuras que, dice la sinopsis del libro, «cambiarán el destino del imperio romano».

Alex Ravelo (Las Palmas de Gran Canaria, 1971)

Alex Ravelo Betancor estudió filosofía antes de pasar a ser el «galdosiano en la novela negra» del que se enorgullecen los diarios canarios. De la novela negra, Ravelo dice que «no es un género, sino un elemento vivo para entrar en todos los temas que ocupan al hombre». Para demostrarlo ha escrito, de momento, ocho: Sólo los muertos (2000); Los tipos duros no leen poesía (2000); Tres funerales para Eladio Monroy (2006); La noche de piedra (2007); Los perros de agosto (2009); Los días de mercurio (2010), sobre un camarero de oscuro pasado que durante la posguerra española decide chantajear al jefe local de Falange con desvelar su condición de homosexual; y dos novelas publicadas en 2013 y que viene a presentarnos, Morir despacio y La estrategia del pequinés. En la primera recupera al detective que aparece en la mayor parte de sus novelas: Eladio Monroy, un exmarinero sarcástico, cínico, violento, maleducado y sentimental que regresa en esta nueva entrega para cumplir el encargo de investigar la muerte de un informático freelance que hacía encargos para un periódico local, y de la que pronto descubrirá que forma parte de una amplia trama de corrupción que toda la ciudad conoce pero nadie denuncia. De la segunda dice su sinopsis: «La estrategia del pequinés es mostrarse fiero y aprovechar cualquier despiste del adversario para atacar y huir. Eso será lo que hagan los protagonistas de esta novela cuando descubran que le han pisado la cola a un tigre y se vean inmersos en una persecución frenética en la que irán dejando un rastro sangriento.» Alexis Ravelo también ha publicado novelas infantiles (La historia del bufón Alegre Contador, 2000), cuentos y microrrelatos.

Alfonso Mateo Sagasta (Madrid, 1960)

Madrileño del 60, medievalista de formación, arqueólogo y antropólogo de vocación, cofundador de la librería arqueológica Tipo y coeditor de la revista Arqtrítica, a Mateo Sagasta los semaneros lo conocimos en 2005, cuando ganó el I Premio Espartaco. Nos traía entonces su segunda hija literaria, Ladrones de tinta (2004), una fascinante novela histórica que comienza cuando Isidoro Montemayor, empleado del editor Francisco Robles, descubre que un tal Alonso Fernández de Avellaneda, que ha osado publicar una segunda parte del Quijote, es en realidad el pseudónimo tras el que se oculta alguien que parece haber sufrido una ofensa por parte de don Miguel de Cervantes, a quien acusa de cornudo y homosexual. Antes, Mateo Sagasta ya se había estrenado como novelista con El olor de las especias (2002), otra novela histórica desarrollada en la Castilla del siglo X. Sus últimas obras son El gabinete de las maravillas (2006) y Caminarás con el sol (2011), ambas ambientadas en el fascinante Siglo de Oro hispanoamericano, y Las caras del tigre (2009), donde hace un salto de cinco siglos para plantarse en el estricto presente con una oscura historia que auna ciencia, historia y filosofía en torno a un misterioso accidente y a una empleada de una agencia de seguros.

Alfonso Ungría (Madrid, 1943)

 

Cervantes, la miniserie de 540 minutos que sobre el autor del Quijote emitió Televisión Española a principios de los ochenta, es la obra mejor valorada en la trayectoria de este veterano aunque poco prolífico director de cine, cuyas últimas tres películas datan de los años 1983, 1996 y 2002. De 2002 es El deseo de ser piel roja, uno de los papeles que hicieron grande a José Sancho y que cuenta la aventura de dos colgados que, en una noche loca en Tánger, deciden dinamitar una central nuclear. En 1996 había rodado con Zoe Berriartúa, Elena Anaya e Imanol Arias África, que toma el nombre de la femme fatale adolescente con la que Martín, un joven corredor de maratón, acuerda vengarse del padre al que acusa de la sospechosa muerte de su madre. Y de 1983 es La conquista de Albania, la asombrosa aventura medieval de una compañía navarra dirigida por don Luis de Beaumont en el otro confín del mar Mediterráneo. Por lo demás, Ungría se ha dedicado al teatro, trabajó en el NO-DO y realizando diversos trabajos para Televisión Española entre los que destacan un especial sobre el cantautor Raimon y una miniserie de cinco capítulos titulada Hasta luego cocodrilo, protagonizada por Pastora Vega, Carmen Elías y Cristina Marcos y consistente en cinco historias independientes sobre los grandes mitos y desilusiones de la historia reciente de España, que fue emitida en marzo de 1992. Definitivamente retirado del cine, a esta Semana Negra viene a presentar La mujer falsificada (2013), su primera incursión en la literatura, una novela negra protagonizada por T.T., bella aristócrata adorada por la prensa que obligará al periodista-investigador Iván Ugarte a entrar en acción, escarbando en los turbios ambientes en que la mujer se movía, a fin de esclarecer las circunstancias de su muerte.

Alicia Giménez Bartlett (Almansa, Albacete, 1951)

Antes de inventarse a Petra Delicado, Alicia Giménez Bartlett tuvo tiempo de nacer en Almansa, de estudiar filología española en Valencia, de doctorarse en literatura española en Barcelona y de publicar un estudio sobre Torrente Ballester y una novela: Exit (1984), donde acercó al lector, con un agudo sentido del humor, a una mansión habitada por varios personajes peculiares y entrañables. Una preocupación encomiable atenaza ya entonces a la autora: «Quería —cuenta ella misma— un personaje que fuera mujer y que tuviera protagonismo. Porque la mujer en la novela negra o es la víctima, que aparece muerta en la primera página, o es la ayudante de alguien.» Y quería, también, un personaje duro pero sensible, idealista pero resignado, competente pero brusco, cuyo mismo nombre tuviese hechuras de oxímoron y fuese una declaración de intenciones. La inspectora Petra Delicado sale a la luz en 1996, cuando inicia con Ritos de muerte un largo viaje que va de momento por las nueve paradas: la propia Ritos de muerte, Días de perros (1997), Mensajeros en la oscuridad (1999), Muertos de papel (2000), Serpientes en el paraíso (2002), Un barco cargado de arroz (2004), Nido vacío (2007), El silencio de los claustros (2009) y Nadie quiere saber (2013), la obra que viene a presentar a esta Semana Negra. En ella, Petra y su fiel subinspector Fermín Garzón se ocupan de esclarecer el rompecabezas de la escabrosa muerte de Alfonso Siguán, un anciano empresario textil catalán que aparece muerto en el apartamento al que había acudido acompañado de una joven prostituta.

Ana María Rocañín Guíu

Nació y reside en Pina de Ebro donde también trabaja como maestra. Siempre le había atraído la literatura aunque más como lectora que como escritora, hasta que decidió apuntarse al "Taller de creación literaria". Lo que en principio empezó como un divertimento, ha resultado una experiencia enriquecedora y gratificante. Se presentó al "I concurso de cartas dirigidas a mujeres 2010" organizado por la Comarca de la Ribera Baja ganando el premio con su Carta a las abuelas.

Ana Merino (Madrid, 1971)

 

Ana Merino es, por orden de importancia, poetisa adscrita a la llamada «generación del 2000», teórica de la historieta, licenciada en historia especializada en moderna y contemporánea, doctora por la Universidad de Pittsburgh con una tesis sobre el cómic latinoamericano, hija del académico José María Merino y esposa del pintor Félix de la Concha, ambos invitados a esta edición de la Semana Negra. La primera de sus siete recopilaciones de poemas publicadas fue Preparativos para un viaje, en 1995. Le siguió Los días gemelos, en 1997. En 2000 llegó Los relojes y en 2003 Juegos de niños. De 2006 es Compañera de celda y de 2010 Curación y Hagamos caso al tigre. En 2009 publicó su primera novela infantil, El hombre de los dos corazones, la historia del hombre del título, que quiere descubrir de quién es su segundo corazón y para ello inicia un viaje en el que vivirá numerosas aventuras a través de mundos sorprendentes con las dos niñas protagonistas. En 2003, asimismo, publicó un ensayo titulado El cómic hispánico. «Que no pague tu cuerpo mis pecados en el naufragio azul de los océanos…» es el verso escogido por la página de poesía A media voz para distinguir su obra.

Andreu Martín (Barcelona, 1949)

A doscientos metros a la redonda de la noria de la Semana Negra, Andreu Martín no necesita presentación, pero, por si acaso, mencionemos que nace en el Eixample barcelonés en 1949; que estudió psicología; que empieza por trabajar como guionista de cómic en numerosas revistas españolas y francesas (Destino, Cambio 16, Tiempo, El Jueves, Gimlet, etcétera); que comienza a publicar novelas policiacas en 1979 al calor del boom de la novela negra encabezado por Manuel Vázquez Montalbán; que publica entonces Muts i a la gàbia; que entre sus decenas de obras cabe destacar Prótesis y El hombre de la navaja; que ha sido galardonado con numerosos premios nacionales e internacionales, entre ellos el Hammett de 1989; que de él se ha dicho que practicaba el tarantinismo antes que Tarantino; que ha sido guionista cinematográfico y televisivo; que ha escrito también obras de teatro y novelas infantiles y juveniles; que colabora regularmente con El Periódico y La Vanguardia y que se autodenomina autor de novela policiaca y no autor de novela negra ni autor de novela enigma, en la creencia de que aquella etiqueta engloba a las últimas dos y es más interesante porque fusiona la inteligente complejidad reflexiva del enigma con la acción y el análisis social del noir. Su última criatura es Cabaret Pompeya, la historia de una amistad triple forjada en uno de los music halls del Paralelo barcelonés en 1920 entre bombas de anarquistas y quiebros de tangueros. Sociedad Negra, su nueva novela que habla de las mafias chinas, será presentada en la Semana Negra.

Ángela Martín del Burgo (Morón de la Frontera, Sevilla)

 

Doctora en filología y profesora de lengua y literatura españolas, esta sevillana es autora de un libro de relatos (La muerte de Mário de Sá-Carneiro o La soledad y el poeta, 2007) que, en torno al fallecimiento del compañero y amigo de Fernando Pessoa, aborda diversos temas como la génesis de la creación poética, la conformación del personaje novelesco o la idea de París como capital de las artes; de los libros de poesía La mirada asombrada, Caducidad de lo real y Poemas de viaje, y de tres novelas. Son éstas Cenizas sobre un mar de agosto (2000), Ningún camino de flores conduce a la gloria (2005) y la última, Asesinato en la Gran Vía (2012), una nueva ovela negra que transforma al lector en un voyeur de las tribulaciones de un extravagante bibliófilo viudo que construye una cámara secreta en honor a su mujer muerta en su piso de la calle Alberto Aguilera de Madrid, y que obsesionado por reconstruir los últimos momentos de la vida de ésta contratará a una mujer para que la interprete vistiendo sus ropas.

Antonio G. Porta (Barcelona, 1954)

A Antonio García Porta fue a parar en 2005 el Premio Café Gijón por una obra deslumbrante titulada Concierto del No Mundo, que fue descrita en El Comercio como «una gigantesca mascarada plagada de referencias, mitos y tramas, una novela kafkiana en estado puro, una completa sucesión de espejos, una completa reflexión acerca de la creación artística hoy en día a través de la soledad del escritor y una completa disección o autopsia de los límites justos de la ficción; una obra única, soberbia, que pretende ahondar en los límites donde termina la realidad y comienza la fabulación.» En ella, describe la sinopsis de la editorial Acantilado, «un viejo guionista se encierra en una lúgubre habitación de hotel para escribir un guión cuya protagonista sea su joven amante, una niña precoz, concertista de piano, que desea abandonar la música para convertirse en escritora.» Cervantes, Proust, Kafka, Joyce y Wittgenstein son sus bisabuelos. Antes de parir este sugerente vástago, A. G. Porta —así acostumbra a firmar— había hecho ya algunas incursiones literarias poco ruidosas pero no menos destacables: Braudel por Braudel (1999), El peso del aire (2001) y Singapur (2003). Dos novelas a cuatro manos son, de momento, la primera y la última entradas de su currículum literario: por Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce, escrito en colaboración con Roberto Bolaño, obtuvo en 1984 el premio Ámbito Literario de Narrativa. En 2012, esta vez con Gregorio Casamayor, ha publicado Otra vida en la maleta, la historia de África Bonal y de cómo una mentira inocente arrastra tras de sí una larga ristra de otras mentiras más grandes y menos inocentes y acaba provocando un mal irreparable.

Antonio Skármeta (Antofagasta, Chile, 1940)

Chileno de Antofagasta, descendiente de yugoslavos, nacido en 1940, su larga carrera literaria comienza cuando publica su primer libro de cuentos, El entusiasmo, en 1967. Skármeta se coloca en la intersección entre el boom latinoamericano y la nueva narrativa estadounidense, con Salinger y Kerouac tirando de una cuerda atada a su brazo izquierdo y Cortázar y Onetti haciendo lo propio con el brazo derecho. Exiliado en Argentina tras el putsch de Pinochet, publica allí Tiro libre, un volumen de relatos que refleja con extraordinario pulso el clima social que encumbró primero y defenestró después al presidente Salvador Allende. Su primera novela, Soñé que la nieve ardía, presenta el pinochetazo en clave de humor a través de la ingenuidad de un joven futbolista, y es publicada en 1975. Marcha más tarde a Alemania, donde trabaja en el cine y la radio y sigue escribiendo: en No pasó nada relata las dificultades de un muchacho chileno para encontrar acomodo en Alemania; en La insurrección explora la revolución sandinista. En 1985 publica Ardiente paciencia, la breve novela que se convertirá más tarde en la aclamada y oscarizada película El cartero y Pablo Neruda. En 1989 llega Velocidad del amor, la historia de un dietólogo ocupado de las jóvenes deportistas que triunfan en el tenis. Ese mismo año vuelve a Chile, donde coordina talleres literarios y dirige exitosos programas de televisión. En 1999 explora el mundo de sus antepasados yugoslavos en La boda del poeta; más tarde (2001) prolongará la saga con La chica del trombón. En 2003, siendo embajador de Chile en Alemania, escribe El baile de la Victoria. Sus últimas obras son Un padre de película (2010), en la que indaga sobre el paso del tiempo, el destino y el paso a la madurez a través del viaje iniciático del joven Jacques; y Los días del arco iris (2011), una emotiva novela para la que escoge como escenario el Chile de los días del referéndum revocatorio de Augusto Pinochet.

Arantza Margolles (Gijón)

 

Arantza Margolles Beran es gijonesa, historiadora y la autora de Crímenes de ayer en Asturias, un blog gestionado por el diario El Comercio en el que recopila y novela historias de viejos crímenes sucedidos en la región asturiana bajo atractivos títulos como Los amantes de Llorea; Martín Argote, el loco de Colombres, o La deshonrada de Trubia. Los cuarenta y cuatro mejores los ha recopilado en un libro publicado por La Cruz de Grado y titulado El crimen de ayer. Crónica negra asturiana, 1900-1936 (2012). En la línea de la mejor novela negra, el morbo de lo policiaco y de lo truculento no deja de esconder un relato histórico-sociológico, que en este caso es el de la convulsa Asturias del primer tercio del siglo XX, una atrasada sociedad rural enfrentada al vertiginoso reto de la industrialización y sus consecuencias de inmigración, pobreza y violencia social. «Hay —explica Margolles— una lucha contra el nuevo tipo de crimen que genera la sociedad moderna, que se contrapone al de antes, que era más leal, a cara descubierta».

Arrate Gallego (Ermua, 1967)

Residió en Galicia hasta 1988 año en que se trasladó a Zaragoza. Aficionada a la escritura, actualmente es alumna del taller literario de Pina de Ebro. Su colaboración Increíble maternidad fue publicada en 2007 por Prensas Universitarias de Zaragoza. Su relato Elisa obtuvo el premio Fernando Abraín (2008). Los relatos “El bosque” y “La mancha en el espejo” fueron premiados en el concurso literario Jardiel Poncela (2009,2013), así como una mención especial por “La botella” (2010), acaba de publicar su primera novela “Autopsia a la verdad” (Eclipsados 2013).

 

Begoña Huertas (Gijón, 1965)

 

Begoña Huertas, gijonesa afincada en Madrid, es miembro del staff de Hotel Kafka, un proyecto difícil de describir que se presenta a sí mismo como «un proyecto de educación para el arte desde la modernidad y un sitio inclasificable donde todo es pasajero y donde es posible encontrar objetos para crear, libros y obra gráfica, y donde relacionarse con la creación artística a través de cursos y talleres». Alcanzó tal puesto con el bagaje de un doctorado en filología hispánica, del premio Casa de las Américas de 1993 por Ensayo de un cambio: la narrativa cubana en la década de los ochenta (1994), del blog Una china en el zapato en la sección de opinión del diario Público, de sus colaboraciones con diversas revistas culturales y de un libro de relatos (A tragos, 1996) y cuatro novelas: Déjenme dormir en paz (1998), Por eso envejecemos tan deprisa (2001), En el fondo (2009) y Una noche en Amalfi (2012), un espléndido thriller psicológico protagonizado por un matrimonio joven cuyo viaje a Nápoles se complica cuando Lidia, la mujer, deja un momento el remoto y diminuto hotel en que se alojan buscando un lugar con cobertura para enviar un informe de trabajo, y después no regresa.

Bruno Nievas (Almería, 1973)

Muy pocos literatos lo son a tiempo completo; la mayor parte de ellos se ve obligada a tejer auténticos encajes de bolillos a fin de conciliar el tiempo de usar la pluma con el de agarrar la azada del huerto de habichuelas. Bruno Nievas es escritor sólo mientras no es pediatra. Como médico ejerce en el Servicio Andaluz de Salud, ha trabajado en centros públicos y privados, ha desempeñado cargos de dirección médica y ha publicado un Manual para padres (2011). Como escritor, protagonizó en 2011 una de esas parábolas que hacen las delicias de los apologetas de la cibercosa: después de ver rechazada su primera novela, Realidad aumentada, por varias editoriales, Nievas decidió colgarla en Internet y ponerla a disposición de quien quisiera descargársela. Apenas unos meses después, la novela había sido catapultada hasta las 42 000 visitas, había sido publicada por Ediciones B y había alcanzado el segundo puesto en la lista de ventas de Amazon y el primero en la de Appstore, en cuyo top 10 se mantuvo durante cinco semanas. Consagrado ya, esta vez no ha tenido problemas para publicar su segunda novela, Holocausto Manhattan, que saldrá a la luz el 8 de mayo de 2013. En ella, Mike Brenner, un profesor universitario obsesionado con una nueva droga, imparte su clase el 10 de septiembre de 2010 mientras una bomba atómica se dirige hacia el centro de Manhattan y mientras, al otro lado del tiempo, en febrero de 1944, Leon Yeser, un adolescente judío, es separado de su madre y de su hermana pequeña a las puertas de Auschwitz.

Carles Quílez (Moncada y Reixach, Barcelona, 1967)

Periodista de formación, Carles Quílez funge como experto en sucesos en la Cadena Ser mientras labra una prometedora carrera literaria. Como es habitual en profesionales anfibios como él, toda su obra periodística tiene algo de literario, y toda su obra literaria tiene una mitad periodística y de no ficción. Ha publicado hasta la fecha siete obras. La primera fue Atracadores (2002), compuesta por once relatos construidos a partir de hechos reales relacionados con las principales bandas de atracadores de Barcelona de los últimos veinticinco años. A ésta le siguió Asalto a la Virreina (2004), escrita a cuatro manos con Andreu Martín, cuya trama también brota del humus de hechos reales y pone en acción a una pequeña banda dispuesta a asaltar el Palacio de la Virreina para hacerse con una valiosa colección de monedas. En 2005 lanza en Psicópata: un relato basado en personajes y situaciones a un alter ego periodista a meterse en la piel de un violador. En 2006 llega Piel de policía; en 2008, otra colección de relatos basados en crímenes reales de la historia reciente de España, Mala vida. En 2010, La soledad de Patricia presenta a Patricia Bucana, una periodista inquieta y vocacional colocada ante la noticia de su vida: dos presuntos miembros de los servicios secretos franceses son detenidos en Barcelona acusados de intentar perpetrar un magnicidio. Y en 2012 llega a las librerías la novela que Quílez se dispone a presentar en esta Semana Negra: Cerdos y gallinas, a la que Patricia Bucana regresa con la misión de desentrañar la verdad que subyace a una compleja trama de traiciones y corruptelas periodísticas y policiales.

Carlos Augusto Casas (Madrid, 1971)

 

«Me gusta pasear por el lado salvaje de la vida, aunque sea con la imaginación. Me relaja crear monstruos», cuenta en una entrevista este periodista especializado en crónica de sucesos y experto en novela negra, autor de numerosos trabajos, algunos de los cuales de gran peligrosidad y con la utilización de cámara oculta, para medios como Diario 16, la agencia Efe, Televisión Española y Cuatro. Tras brotar como joven promesa de la novela negra española con varios relatos publicados en diversas antologías, en la actualidad prepara su primera novela, El hombre del tiempo. A esta Semana Negra llega para presentar la colección Estrella Negra, que dirige para la editorial Cuadernos del Laberinto. La colección, cuyos dos primeros títulos han sido Un revólver en la maleta de Félix Ángel Moreno Ruiz y Olivas negras de Manuel del Pino, nace, en sus propias palabras, «con la clara vocación de dar a conocer los nuevos valores de la literatura criminal en castellano y de convertirse en una colección de referencia en el género negro en español, en la que tendrán cabida todas las corrientes que actualmente están renovando este género». Augusto —apellido, no nombre— explica que «la novela negra es el género que más pone de manifiesto la realidad de una sociedad. Basta con abrir un periódico para darnos cuenta de esto: un anciano se suicida de un tiro en la cabeza en Atenas por no sufrir la indignidad de buscar comida en los contenedores de basura, hallan dos furgonetas con dieciocho cuerpos descuartizados en México… La novela negra es el único género que nos explica cómo es la vida por dentro». Y tiene razón.

 

Carlos Salem (Buenos Aires, 1959)

 

La voz aguardentosa, el ya leve deje argentino, el perpetuo pañuelo alrededor de la cabeza, el no menos perpetuo cigarrillo entre los dedos y un tatuaje con forma de ancla en el pecho confieren a Carlos Salem un aspecto físico inconfundible. Respecto a lo psíquico, lo más destacable ha de ser por fuerza un poderoso síndrome de Ulises, ése que sienten quienes, divididos entre dos patrias, nunca dejan de ser extranjeros en todas partes. Salem ha vivido ya tanto tiempo en su Argentina natal como en España, adonde llegó en 1988 con el título de periodista bajo el brazo para dirigir varios periódicos ceutíes y melillenses y colaborar con numerosas revistas y publicaciones. Actualmente vive en Madrid. Su carrera como escritor comenzó cuando vivía todavía en Argentina, en 1986, cuando publicó Te he pedido amablemente que te mueras. Ya en España, ha publicado unas quince novelas entre las cuales destacan Matar y guardar la ropa (2008), una novela sobre la difícil decisión del asesino a sueldo Número Tres de a quién matar en un camping nudista de Murcia en el que coinciden sus hijos, su exmujer, el juez estrella de la lucha contra el crimen, un amigo de la infancia, otro asesino, un inspector que lleva años sospechando de él; y Un jamón del calibre 45 (2011), atípica novela policiaca sobre un argentino «jodido pero contento» que, sin encontrar donde caerse muerto en Madrid, decide hacer uso de una llave que le han pedido que guarde y pasar unos días en un apartamento vacío. A esta Semana Negra trae El huevo izquierdo del talento (2013), la historia de un medio poeta cansado de equivocarse por su cuenta que decide confiarle sus decisiones a un puñado de cerillas, de una puta virgen que recibe vestida de novia, de un boxeador metido a peluquero de señoras y de otra serie de sorprendentes personajes reunidos en una ciudad sin mar en la que desaparece gente por la noche.

 

Carolina Solé (Sabadell, Barcelona, 1966)

 

Nacida en el seno de una familia de empresarios, estudiante de economía que dejó de serlo para montar su propio negocio textil, Carolina Solé asegura en su página web, además de que es una lectora voraz y una apasionada del cine, que «planeó desde siempre comenzar una nueva andadura profesional a los cuarenta». Cumpliendo el plan, en 2013, a los cuarenta y siete, ha publicado su primera novela, una magnífica novela negra ambientada en el valle de La Cerdaña y titulada Ojos de hielo. La sinopsis de la misma es tan sugerente como lo que sigue: «La Cerdanya, mes de noviembre. Llueve de madrugada y una niebla densa cubre el fondo del valle. El cuerpo de Jaime Bernat, el terrateniente más poderoso de la comarca, yace inerte sobre la tierra gélida de una era. Entre los vecinos, todas las sospechas apuntan a Dana Prats, cuya familia mantiene un litigio generacional con la familia Bernat por un asunto de tierras. Acechada, Dana pide ayuda a su amiga de infancia, la abogada Kate Salas, quien regresará a su pueblo natal dispuesta a demostrar la inocencia de su amiga».

 

Cecilia Dreymüller (Nohn, Alemania, 1962)

 

Cecilia Dreymüller nació en Nohn, un pueblecito de la provincia alemana de Eifel, en 1962, pero, apasionada de la cultura y de la literatura españolas, y dispuesta a erigirse en tendedora de puentes culturales entre su país natal y España, reside en España desde hace más de un cuarto de siglo. Carga a sus espaldas con una larga carrera como crítica literaria y colaboradora de diversos medios de sus dos países, como Süddeutsche Zeitung, Deutschlandfunk, ABC Cultural, Revista de Libros, Revista de Occidente o Babelia. También ha fungido como traductora, habiéndolo sido de Ingeborg Bachmann, Peter Handke y Marcel Beyer, entre otros. Entre sus obras destacan Los labios de la luna: poesía escrita por mujeres en España entre 1950 y 1990 (1996), Homosexualidad y literatura en la península ibérica (2001) e Incisiones: panorama crítico de la narrativa en lengua alemana desde 1945 (2008).

César Mallorquí (Barcelona, 1953)

El hijo del creador de El Coyote nació en Barcelona en 1953, se estableció en Madrid cuando aún no había cumplido el año de vida, ha sido periodista y publicista y dejó de fumar en 1986. Entonces aún no había iniciado, lo haría en 1991, la larga y prolífica carrera de escritor que le valdría el honorable título de Abominable Hombre de las Letras y cuyo último hito es La isla de Bowen (2012), la novela juvenil finalista del Celsius que viene a firmar a esta Semana Negra. «Cuando se ha eliminado lo imposible —decía Sherlock Holmes— lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad», decía Sherlock Holmes y aplicarán Ulises Zarco y su ayudante, Adrián Cairo, para resolver, más allá del círculo polar ártico, un misterio que involucra a un marinero inglés asesinado en Noruega, a unas extrañas reliquias medievales. Entre sus otras obras destacan títulos como El coleccionista de sellos (1995), El último trabajo del señor Luna (1996), La catedral (2001) o Las lágrimas de Shiva (2002). De una de las primeras obras, La pared de hielo (1992), Mallorquí relata así la elaboración en su blog La fraternidad de Babel: «Escribí La pared de hielo con el objetivo de presentarme a un premio cuyas bases estipulaban una extensión máxima de cincuenta páginas, con el problema de que mi historia necesitaba por lo menos el doble. Para ajustarme a la extensión requerida tendría que hacer unas elipsis brutales y eso esquematizaría el texto demasiado. A punto estuve de tirar la toalla, pero entonces se me ocurrió la solución: contar la historia en primera persona, comenzando por el final y empleando sucesivos flashbacks no siempre de forma ordenada. Además, el narrador es un tipo seriamente perturbado cuya cabeza está sumida en el caos. Funcionó. Al contar la historia sin aparente orden y en forma de recuerdos fragmentados, las elipsis se disimulaban y el gancho del misterio aumentaba». Con la retórica grandilocuente de otro tiempo, podríamos llamar a Mallorquí un escritor de raza.

Cristina Fallarás (Zaragoza, 1968)

A Cristina Fallarás, pelirroja escritora y periodista zaragozana residente en Barcelona, España la conoce por su condición de ilustre sufridora de un desahucio, que ha narrado recientemente en el descarnado aullido de rabia que lleva el sugestivo título de A la puta calle, y que viene a presentar a esta XXVI Semana Negra. Los semaneros, a nuestra vez, la conocemos por ser la primera mujer en recibir el Hammett en toda la historia del premio. Lo hizo en 2012 por Las niñas perdidas (2011), la historia de una detective embarazada, Victoria González, a la que se encarga que encuentre a dos niñas pequeñas desaparecidas en la oscura Barcelona que no aparece en las guías. Aquel mismo año publicó Últimos días en el puesto del Este, que el gran Fernando Marías describe como «una novela postapocalíptica donde la valentía de la autora ha señalado como causa del desastre, en vez de inconcretos desastres nucleares, la feroz victoria mundial del fundamentalismo católico». Con anterioridad, Fallarás había publicado La otra enciclopedia catalana (2002), Así murió el poeta Guadalupe (2003), Rupturas: una doble visión (2003) y No acaba la noche (2006). Además de todo esto, ha tenido tiempo para trabajar como periodista para El Mundo, la Cadena Ser, Radio Nacional de España, El Periódico de Catalunya, Antena3, Cuatro, Telecinco, La Sexta y el diario ADN y para crear y dirigir la página de debate y editorial Sigueleyendo.es. Su reciente libro A la puta calle, donde cuenta su desahucio, está siendo una más de las pruebas de las injusticias del sistema.

Daniel del Monte (Madrid, 1979)

 

Daniel del Monte es licenciado en filosofía y un recién llegado al mundo de la literatura. A esta Semana Negra viene a presentar su hasta la fecha única novela: Diálogo entre asesinos (2012), la historia, fuertemente influenciada por la atmósfera inconfundible de las películas y las series nortamericanas, de un metódico asesino a sueldo experto en encontrar a sujetos desaparecidos a quien se le encarga localizar a un peligroso secuestrador y asesino de muchachas, a las que siempre devuelve descuartizadas y metidas en bolsas de basura, a quien llaman «el carnicero del medio oeste» y que tiene en su poder a la hija del jefe de una poderosa familia de la mafia calabresa. La pregunta que la obra plantea es interesante: «En el caso del “carnicero del medio oeste”, no podemos sentir hacia él otra cosa que asco y repugnancia por la brutalidad de sus actos. ¿Pero qué hay de Leonard? Él también es capaz de matar y torturar con la misma frialdad que el asesino al que persigue. ¿Qué lo diferencia entonces de él? Y más aún, ¿por qué al leer la novela no nos provoca el mismo rechazo que el otro? ¿Tal vez porque lo acompañamos a lo largo de toda la historia, porque el autor nos acerca más a su forma de actuar y de pensar? Cabe entonces preguntarse: ¿y si la historia hubiera estado narrada desde la perspectiva del asesino en serie? ¿También habríamos llegado, aunque sólo fuera ligeramente, a comprender y tolerar sus actos?"

Daniel Miñano (1979)

 

Director y co-fundador de Colectivo juan de madre: colectivo artístico multidisciplinar. Ha publicado bajo pseudónimo el libro Bajo la influencia. Libro de versiones, remezclas y otras formas de plagio (Ajec, 2009), El libro de los vivos (Sloper, 2011) y La insólita reunión de los nueve Ricardo Zacarías (Aristas Martínez, 2012), además de los relatos La Moreneta, Virgen de Montserrat, incluído en la Black Pulp Box (Aristas Martínez, 2012) y Leonor, la lectora de pizarras madre, dentro de la revista de creación Presencia Humana, nueva literatura extraña, uno (Aristas Martínez, 2013).

Sus textos han sido recogidos en El País (sección Talentos) y en las revistas literarias Quimera, Abscon y La bolsa de pipas. Mantienen desde hace años el blog colectivojuandemadre.blogspot.com.es donde dan buena cuenta de sus intereses, influencias y documentan sus acciones, además de publicar textos breves.

David López (Langreo, Asturias, 1978)

David López es un joven biólogo y un escritor precoz, cuya fecha de nacimiento no concuerda bien con la enjundia de su trayectoria. Debutó como talento emergente de la literatura en 2006, cuando obtuvo sendos premios por Otro afer de niños y El crimen de Los Monegros. En la primera, la trama echa a andar con una niña con una severa malformación física que es maltratada por un grupo de niños primero y por sus propios profesores después, y acaba desaguando en una terrible escena final; en la segunda, López lleva al lector a la España profunda del tardofranquismo y teje para él la perturbadora historia de un grupo de guardias civiles que tratan de esclarecer el asesinato de una viuda solitaria cuyo cadáver aparece semienterrado en el lodazal provocado por un incesante diluvio, mientras el país vive pendiente de la agonía del sátrapa. Más tarde, resulta finalista de sendos concursos con dos novelas aún sin publicar, Sarasola y Wyman y Alubias y guisantes. En 2007 se hace a través de un sugerente personaje judío una interesante pregunta: ¿cómo distinguir las buenas acciones de los caprichos?, y publica Todos los puntos de vista. Con su última novela hasta la fecha ha logrado la difícil conciliación de sus dos vocaciones: La travesía (2010) narra las peripecias de Darwin y sus compañeros a bordo del mítico Beagle, el barco que cambiaría para siempre la historia de la ciencia. Su recién publicada novela El aventurero de Vivar será presentada en la SN 2013.

Darío Adanti (Buenos Aires, 1971)

Darío Adanti, bigotudo bonaerense afincado en Madrid, es uno de los grandes khanes de Mongolia, la genial revista satírica que constituye desde hace poco más de un año uno de esos cada vez más escasos tesoros que de vez en cuando le devuelven a uno la confianza perdida en el ser humano, concretamente en el español. Sus compañeros de khanato le describen como «una persona de calaña similar a los gestores de Bankia o a Mercedes Milá». Además, Adanti es un conocido historietista, poseedor de un peculiarísimo estilo que ha paseado con orgullo por revistas y periódicos como Página/12, Clarín, The New York Times, El País, La Vanguardia, Humor Registrado, El Jueves (donde publica «Caspa radioactiva: comida cerebral para mutantes felices») o Dibus, y que él describe como «algo así como Krazy Kat mezclado con el cómic underground y los dibujos animados de tex Avery en los tiempos del Macintosh». «¿Suena muy pretencioso? ¡Soy porteño, no lo puedo evitar!», añade luego. También ha fungido como animador, con trabajos para la MTV latina, Nickelodeon y otros medios. Con Jordi Costa como guionista ha publicado los tebeos Vida mostrenca (2002), Todd Solonz. En los suburbios de la felicidad (2006), Monstruos modernos (2008), Mis problemas con Amenábar (2009) y 2000 años de cine (2010).

Dolores Redondo (San Sebastián, 1969)

Los buenos escritores brotan muchas veces de los humus más insospechados. Dolores Redondo estudió nada menos que Derecho y restauración gastronómica, y fue cocinera de pucheros reales en un coqueto restaurante de su propiedad antes de serlo de pucheros literarios. En esta nueva vertiente se inició con las tapas —cuentos y relatos cortos— antes de hacerlo con platos más contundentes. Su primera novela la publicó en 2009 y fue Los privilegios del ángel, una desoladora historia que empieza siendo bella y describiendo la amistad y las aventuras infantiles de dos niñas en el Pasajes del tardofranquismo, pero que se trunca cuando una de las dos fallece en circunstancias trágicas, dejando a la otra con un trauma que jamás la abandonará. En este 2013 ha iniciado una prometedora Trilogía del Baztán con El guardián invisible, una novela negra que comienza cuando Amaia Salazar, inspectora de homicidios de la Policía Foral de Navarra, debe regresar al lugar en el que nació y del que siempre quiso huir para investigar una misteriosa cadena de muertes, entreveradas de rituales relacionados con la mitología eusquérica, iniciada en uno de los enclaves más misteriosos y mágicos de la geografía vasconavarra. Desde al aparición de la novela sstá siendo la sensación en el policiaco español.

Eduardo Bravo

 

Eduardo Bravo es uno de esos tipos dotados de un rasgo facial prominente, ante los cuales es inevitable parafrasear aquel famoso verso de Quevedo sobre un hombre a una nariz pegado. Bravo es un hombre a una barba pegado. La barba de Eduardo Bravo es una barba frondosa, selvática, a la que en una hipotética escala de medida cuya unidad de medida fuese el fidelcastrio cabría otorgarle dos o tres. Bravo es uno de los cofundadores de la revista satírica Mongolia. De ella, Bravo contaba en una entrevista para Jot Down que «la idea era “enriquecer” el formato de tabloide satírico incorporando una parte de noticias de verdad que los medios de comunicación no dan», y seguía explicando que: «Estábamos cabreados y nos apetecía decir cosas que no nos dejaban decir en los medios de comunicación y hacerlo a través del humor que nos parece la manera más permeable». A esta Semana Negra, Bravo viene en compañía de Darío Adanti y Eduardo Galán a presentar la revista, que iba para doce números, pero cuyo enorme éxito ha garantizado su supervivencia.


Eduardo Galán

 

Eduardo Galán es colaborador del periódico La Nueva España y de la revista Cinemanía y escribe un blog titulado Lo que el ojete no ve, pero sobre todo es uno de los cofundadores y de las caras visibles de la revista satírica Mongolia. De ella Galán, en una entrevista para Jot Down, ha dicho, y diciéndolo ha resumido el propósito y el carácter de la revista mejor que el conjunto de la entrevista, que «en cierto modo es un orgullo que se te ocurran chistes que te puedan llevar a prisión preventiva», que «determinadas líneas hay que saltárselas; por ejemplo, el tabú de Adolfo Suárez —no el de los setenta, el de ahora— como sujeto de un chiste» y que «a [Paco] Marhuenda le hicimos una oferta como portadista. Nos parece brutal. Nos encantaría saber cómo alcanza esa cadencia para publicar portadas humorísticas con tanta soltura. Todas las noches veo su Twitter esperando el momento de la portada. La portada del otro día, en la que salía un niño que no había sido abortado en el seno de una familia perfecta y feliz, me parece de una maldad genial que me fascina».


Edwin Umaña Peña (Bogotá, Colombia)

 

Edwin Umaña es colombiano de nacimiento y andaluz de adopción; químico de formación y escritor de vocación. Se graduó como ingeniero químico en la Universidad Nacional de Colombia, con una tesis sobre la historia de la ingeniería química colombiana, y más tarde se tituló como profesional en estudios literarios en la Universidad Javieriana de Bogotá y como máster en creación literaria en la Universidad de Sevilla. En la capital andaluza reside actualmente después de haber vivido en Bogotá, Río de Janeiro, Granada y La Habana; en la cubana, se graduó como cineasta, especializado en guión, en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños. Como cineasta, dirigió Rebusque (2012), un cortometraje que participó en el LXV Festival de Cine de Cannes; como escritor, ha publicado La conspiración de los farsantes (2012) y prepara los volúmenes de cuentos Love, sex and deception in Sevilla y De rollings por el mundo. A La conspiración de los farsantes, su sinopsis la presenta así: «Carlos es un ingeniero colombiano que lo tiene todo: un buen trabajo, una buena esposa y una cómoda situación económica. Durante una breve estancia en España conoce a Inma, una andaluza que le cambia la vida. James es un agente secreto colombiano que pasa sus últimos días en Madrid, en una misión encubierta. Sabe que pronto deberá huir de la justicia y se prepara para ello. Carlos y James son dos personas con vidas totalmente opuestas cuyos destinos se cruzan trayendo consigo la fatalidad».

Elia Barceló (Elda, Alicante, 1957)

Elia Barceló, alicantina del 57, licenciada nada menos que en filología anglogermánica y afincada desde 1981 en la ciudad austriaca de Innsbruck donde ejerce como profesora de literatura hispánica, llega a la XXVI Semana Negra con la vitola de mejor autora de ciencia ficción de las letras españolas. Ha ganado varios premios y ha sido traducida a varios idiomas por novelas como Consecuencias naturales (1994), El secreto del orfebre (2003), una bellísima historia de fin de milenio sobre la imposibilidad del amor, El caso del artista cruel (2005) o El mundo de Yarek (2005), en donde nos presentó a un experto en vida alienígena condenado a pasar dos décadas en un planeta estéril y deshabitado. También ha escrito decenas de cuentos y ha venido regularmente a la Semana Negra a dirigir talleres literarios junto a Luis Sepúlveda, Laura Grimaldi, Angélica Gorodischer y Rolando Hinojosa-Smith. A esta Semana viene a presentar Hijos del clan rojo (2013), la historia de traiciones, viajes y asesinatos de cuatro clanes, los karah, cuyas leyendas dicen que proceden de otra realidad, que viven entre nosotros, que controlan nuestro mundo, que ocultan secretos milenarios, pero que se están extinguiendo y han decidido forzar el nacimiento de un nexo para intentar el contacto con sus creadores.

Eloy M. Cebrián (Albacete, 1964)

La eme, advierte el propio Cebrián en su página web, es de Miguel, no de María, ni de Manuel, ni de Martínez. Además de poseer la rara condición de amanuense de un caballo, Eloy Miguel Cebrián es licenciado en filología inglesa, catedrático de instituto, columnista en prensa y cofundador de la revista El problema de Yorick. Lo del caballo comenzó en 1998, cuando Cebrián publicó la novela El reinado de Filipo que sirvió como pistoletazo de salida del galope de las Memorias de Bucéfalo, un aclamado ciclo sobre la epopeya de Alejandro Magno entrevista a través de los ojos de su famoso caballo. Otro hito destacable de su bibliografía es Bajo la fría luz de octubre (2003), un relato intimista en el que desgrana los padecimientos de una familia progresista bajo la Segunda República, la guerra civil española y los primeros latigazos del franquismo. Dos años más tarde, en El fotógrafo que hacía belenes, Cebrián escribe un relato mordaz, hilarante y vivaz sobre la mala vida, surcado por personajes de un extraño sadismo entrañable, en cuyos pasos resuenan los ecos de ilustres noiristas como García Pavón, Muñoz Molina y Raymond Chandler. En 2008 llega a las librerías Los fantasmas de Edimburgo, una novela deliciosamente descrita como «una bofetada en el rostro de los bienpensantes» a cuyo protagonista, el profesor Luis Miguel Ortiz, todo comienza a irle mal cuando un perro callejero elige su aula para hacer de vientre. Y en 2012, Cebrián publica la novela que viene a presentar a esta Semana Negra: Madrid, 1605, la aventura de dos bibliófilos en busca del manuscrito original del Quijote que se torna peligrosa cuando Erasmo y Pilar descubren que alguien más busca la pista del manuscrito, y que parece dispuesto a todo para conseguirlo.

Emilio Bueso (Castellón de la Plana, 1974)

 

«En ocasiones veo libros», susurra Emilio Bueso, ingeniero y escritor de terror, en su blog. Noche cerrada (2007) fue la primera de sus novelas, la historia de una vigilante de seguridad a la que se encarga custodiar una parcela rural bajo la cual palpitan y claman venganza los restos de una fosa común de la guerra civil española. En la innovadora y espantosa Sewer (2010) presentó a un grupo de adolescentes atrapado por los planes de un antiguo mal agazapado en las cloacas; en Diástole (2011), a Jérôme, un pintor venido a menos a quien se le encarga retratar a un misterioso extranjero que esconde un turbio pasado en los escenarios más duros de la segunda guerra mundial y la época comunista; y en Cenital (2012), su última novela, nominada al Celsius, a «un colectivo antisistema que se reúne en torno a un líder profético para enfrentarse al colapso de la sociedad en una ecoaldea fortificada que se parapeta contra un mundo en el que las mascotas devienen comida y el progreso es sólo el antepasado de la destrucción, la ruina y la barbarie».

Enrique Breccia (Buenos Aires, 1945)

Integrante de una de las familias más insignes de la historia del cómic, comenzó su carrera por la puerta grande realizando en 1968, junto a su padre Alberto y a Héctor G. Oesterheld la biografía en cómic del Che Guevara. A partir de ese momento desplegará su inmenso talento gráfico en obras cumbres del medio como Alvar Mayor, El Sueñero, Los viajes de Marco Mono o Lope de Aguirre, la aventura. En 2001 comienza a trabajar para el mercado norteamericano ilustrando la serie Swamp Thing y una novela gráfica sobre el escritor estadounidense H.P. Lovecraft. Alterna su trabajo en el cómic con tareas como ilustrador y pintor.

Ernesto Mallo (La Plata, Argentina, 1948)

Ernesto Mallo, conductor de taxi, contrabandista, artesano hippie, vendedor de librería y director teatral antes que dramaturgo, periodista y escritor, ganó en 2007 el Silverio Cañada por su primera novela: La aguja en el pajar (2006). En ella, Mallo presenta al inspector Lascano, a quien más tarde volverá a dar vida en Delincuente argentino (2007), Crimen en el Barrio del Once (2011), El policía descalzo de la plaza San Martín (2011) y Los hombres te han hecho mal (2012), la novela fruto de una minuciosa investigación que viene a presentar a esta Semana Negra, en la que Lascano, retirado de la policía por «oscuros burócratas, que logran lo que no han logrado asesinos y sicarios», recibe el encargo de una millonaria de localizar a su nieta desaparecida y se sumerge en el terrible mundo de la prostitución. Además de las aventuras de Lascano, Mallo también ha publicado El relicario (2010), una obra difícil de describir, entre lo histórico y lo ficcional, que recorre como un tren, desmontando mitos, los trescientos años de historia colonial argentina. Sobre sí mismo, Mallo dice: «A una edad que debería ser respetable me queda la improbable gloria de haber sobrevivido a mis padres, a la sinrazón del mundo, a las sustancias prohibidas, a mi propia estupidez, a los gobiernos militares, a los gobiernos civiles y, hasta el momento, a la globalización, aunque no sé cuánto pueda llegar a aguantarla».

Esther de la Cruz (1979)

 

Miembro y co-fundadora de Colectivo juan de madre: colectivo artístico multidisciplinar. Ha publicado bajo pseudónimo el libro Bajo la influencia. Libro de versiones, remezclas y otras formas de plagio (Ajec, 2009), El libro de los vivos (Sloper, 2011) y La insólita reunión de los nueve Ricardo Zacarías (Aristas Martínez, 2012), además de los relatos La Moreneta, Virgen de Montserrat, incluído en la Black Pulp Box (Aristas Martínez, 2012) y Leonor, la lectora de pizarras madre, dentro de la revista de creación Presencia Humana, nueva literatura extraña, uno (Aristas Martínez, 2013).

Sus textos han sido recogidos en El País (sección Talentos) y en las revistas literarias Quimera, Abscon y La bolsa de pipas. Mantienen desde hace años el blog colectivojuandemadre.blogspot.com.es donde dan buena cuenta de sus intereses, influencias y documentan sus acciones, además de publicar textos breves.


Félix A. Moreno (Pozoblanco, Córdoba, 1969)

 

Después de varios artículos didácticos y científicos sobre cuestiones lingüísticas y literarias, y algún relato publicado en alguna revista, Un revólver en la maleta (2012) es la primera novela de este escritor andaluz, licenciado en filología hispánica y profesor de lengua y literatura en el instituto Ricardo Delgado Vizcaíno de su Pozoblanco natal. La novela la protagonizan Anastasio y Homero, dos detectives cordobeses que deben investigar el caso del asesinato de un prestigioso abogado, que aparece crucificado, con la cara pintada y una peluca, en una iglesia de la Córdoba de principios del siglo XX, y su conexión con una serie de brutales asesinatos de mujeres que conmocionan Madrid por las mismas fechas. Valorando de Un revólver en la maleta «la solidez de su estructura narrativa, la verosimilitud de los personajes, la naturalidad de los planteamientos argumentales y la detallada y precisa descripción de los ambientes cordobeses de principios del siglo XX», el jurado del premio Solienses 2012 decidió otorgarle el mismo a ella.

 

Félix de la Concha (León, 1962)

 

A caballo entre Iowa, donde reside con su mujer, Ana Merino, Madrid y sus raíces cántabras, Félix de la Concha ha forjado una magnífica carrera artística, que comenzó de la manera más sorprendente en la facultad de Bellas Artes de la capital de España cuando no se licenció por no haber aprobado las dos asignaturas correspondientes a los que más tarde serán sus dos ocupaciones exclusivas: Pintura y Pintura de paisajes. Que su obra es difícil de clasificar lo resume mejor que nada un comentario del propio autor: «Puestos a elegir un ismo, prefiero el de “yomismo”». En sus tres décadas de currículum, destacan los hitos de Retratos con conversación (2008), una original instalación en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid consistente en retratos hablados, al acercar la oreja a los cuales era posible escuchar las conversaciones mantenidas entre el pintor y el retratado durante el proceso de elaboración de las pinturas; de Fallingwater en perspectiva (2012), una serie sobre la famosa «casa de la cascada» del arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright; así como numerosas exposiciones temporales en centros de todo el mundo como el Carnegie Museum of Art de Pittsburgh, el Museo de Bellas artes de Santander, el Museo del Chopo de Ciudad de México o el Centro Cultural La Recoleta de Buenos Aires. Otro de sus trabajos importantes es la exposición permanente Patios de la Lonja, albergada por la Lonja de Alicante. Permanente asimismo es la instalación 365 Views of the Cathedral of Learning, en el Old Masonic Temple de Pittsburgh; y lo son también obras suyas expuestas en museos de Pittsburgh, Columbus (Ohio), Hanover (Nuevo Hampshire) y Madrid.

 

Fernando Marías (Bilbao, 1958)

 

Fernando Marías es un viejo conocido de la Semana Negra. Bilbaino afincado en Madrid desde los años setenta, Marías inició su carrera como escritor en 1990 con una aclamada novela titulada La luz prodigiosa, que fue llevada al cine en 2003 con guión del propio Marías y que comenzaba con la inquietante pregunta de si Federico García Lorca había muerto realmente en 1936. También en torno a los convulsos años treinta españoles pivotaba el argumento de la que tal vez sea su novela más conocida, Cielo abajo (2005), otro prodigio del suspense cuya sinopsis lo resume así: «Un avión cargado de bombas se aproxima al Palacio Real de Madrid. Lo pilota uno de los mejores aviadores del mundo, y su objetivo es matar al rey de España. El piloto, al soltar su carga mortal, gritará simbólicamente “¡Muera la monarquía! ¡Viva la República española!”, aunque sepa que nadie lo oirá, aparte de su fiel copiloto. El avión pica el morro al divisar el objetivo. La mano junto al disparador se inquieta, restriega por instinto la palma contra la tela de la pernera. Diez segundos, nueve… Blanco fijado… Ocho, siete, seis… Sin el rey, todo será más fácil… Cinco, cuatro… Y entonces, allá abajo surge lo inesperado». Su última obra, Prisioneros de Zenda (2012) al alimón con Javier Olivares, es descrita a su vez como un «homenaje al género de aventuras a través de cuatro historias en las que un pirata, un bandolero, un zombi y un extraño hombre de las nieves nos hablan de las debilidades del corazón humano». Los fabulosos hombres película (1998), La batalla de Matxitxako (2001), La mujer de las alas grises (2003), Todo el amor y casi toda la muerte (2010), son algunas otras de las obras de Marías, que también ha hecho guiones para cine y televisión y escribe cuentos.

 

Fernando Rapa

 

Fernando Rapa Carballo es fundador y codirector de la revista Mongolia, y llega a la Semana Negra en compañía del resto del Comité Central de la misma. Antes de la Revolución Mongola, Rapa fue director de arte en el diario Público además de colaborador de medios de varios países, como Olé, Clarín (Argentina), El Comercio (Perú), Corriere della Sera, La Gazzetta dello Sport (Italia), Milenio (México) y Lance (Brasil). De él, más discreto que el resto del Apparatchik mongol, poco se sabe, salvo que el diario ABC se la pone dura (el periódico lleva grapas en honor al periódico fundado por don Torcuato Luca de Tena).

 

Fidel Martínez (Sevilla, 1979)

Uno de los dibujantes más representativos de las últimas generaciones de historietistas españoles. En el año 2003 se proclamó ganador del Certamen de Cómic e Ilustración Injuve. Entre sus trabajos como dibujante de cómic destacan las novelas gráficas Cuerda de Presas y Hacerse Nadie realizadas en colaboración con el guionista salmantino Jorge García, con el que también ha realizado la serie Enviado especial.​ Alterna su labor como historietista con trabajos en los campos de la ilustración y el diseño gráfico.

 

Franck Thilliez (Annecy, Francia, 1973)

 

Franck Thilliez es ingeniero informático y un prestigioso escritor de novelas negras y de terror que reflejan una honda preocupación por las cuestiones sociales. De su decena larga de obras, en España se han publicado de momento cinco. La primera fue El ángel rojo (2008), el cautivador thriller de un comisario parisino, Franck Sharko, a quien se le encomienda la investigación del estremecedor caso de un cadáver decapitado, artísticamente troceado y diseminado con enigmáticos designios por diversos rincones de París. En 2011 llegó El síndrome E, en la que Franck Sharko regresa, presionado por sus jefes tras haber abandonado el departamento, para unirse a una teniente de policía de Lille en la investigación de un misterioso caso en torno a una diabólica película muda y a cinco cadáveres imposibles de identificar. En Gataca (2012), la misma pareja debe desentrañar la relación entre el apuñalamiento de un padre infanticida en el bosque de Vincennes, el cadáver de una estudiante de biología descubierto en la jaula de un mono, el de un obstetra, el del asesino de niños Grégory Canot y los restos de una familia de neandertales asesinados por un cromañón y guarecidos en una grieta en la cumbre de un macizo alpino. Del mismo año es Luto de miel, donde Sharko debe investigar la aparición en el interior de una iglesia de una joven arrodillada, completamente desnuda, rasurada y cuyos órganos parecen haber estallado en un horripilante rito apocalíptico, pero en cuyo cráneo son halladas unas pequeñas mariposas todavía vivas. Y a la XXVI Semana Negra nos trae a Franck y a Lucie en Atomka, una novela en la que explora la misteriosa frontera entre la vida y la muerte a través del caso de la aparición del cadáver de un periodista de sucesos encerrado en el congelador de su casa y de un extraño asesino obsesionado con la hipotermia.

 

Fritz Glockner

 

Gema Pérez Labarta (Huerto, Huesca, 1956)

Desde 1983 vive en Fuentes de Ebro y en 1991 empezó a trabajar en la Zona Veterinaria de Quinto donde desarrolla su labor profesional en el área de Salud Pública desde entonces.

Le gusta leer desde siempre y hace unos años comenzó a asistir al taller de creación literaria de Pina de Ebro donde ha comenzado a dar sus primeros pasos en el mundo de la literatura escrita. Recientemente publicó dos de sus cuentos en la antología “El silencio del ciprés” editado por la Asociación Cultural El Marrán.

Gonzalo Garrido (Bilbao, 1963)

 

Gonzalo Garrido tiene un blog, Literatura basura, cuya presentación describe así: «La literatura basura ha llegado al mundo editorial para quedarse. No es algo improvisado, viene de lejos. Pero con la crisis y la digitalización se ha acelerado. Es fruto de la banalización de la cultura y de la fascinación por el espectáculo. Ahora hay que escribir con una cierta mentalidad hamburguesa, de forma rápida, repetitiva, anodina, para que el mercado te acepte. Desde el blog Literatura basura se ofrece una mirada crítica del panorama literario y un análisis irónico de la era digital». Las flores de Baudelaire (2013) es la primera novela de este consultor de comunicación que acaba de desprecintar su enorme potencial oculto como novelista. La novela no es literatura basura, sino una de las tres nominadas al Memorial Silverio Cañada. Ambientada en la primera guerra mundial, aborda el tema de la traición como parte fundamental de la vida a través de la figura de Alfredo Maldonado, un prestigioso fotógrafo bilbaino que se ve envuelto en el brutal asesinato de una hija de familia bien de la ciudad, y del escenario de una ciudad de país neutral indiferente al drama de la Gran Guerra.

Gregorio Casamayor (Cañadajuncosa, Cuenca, 1955)

Gregorio Casamayor es uno de los últimos galardonados con el premio Memorial Silverio Cañada, que obtuvo en 2010 por su novela La sopa de Dios, que componen los recuerdos de Fede Cortés desde la enfermería de la cárcel en la que se encuentra recluido y una amarga reflexión sobre la arbitrariedad de la frontera entre el bien y el mal. Al año siguiente publica su segunda novela, La vida y las muertes de Ethel Jurado, una novela inquietante en la que aborda un asunto doloroso: el silencio cobarde de las personas que rodean a una mujer maltratada. Además de estas dos novelas, Casamayor ha publicado un libro de relatos cortos, titulado Borrón y cuenta nueva. A esta Semana Negra viene a presentar Otra vida en la maleta, novela escrita a cuatro manos con A. G. Porta que refiere la historia de África Bonal y de cómo una mentira inocente arrastra tras de sí una larga ristra de otras mentiras más grandes y menos inocentes y acaba provocando un mal irreparable

Guillermo Saccomanno (Buenos Aires, 1948)

En el límite entre Floresta y Mataderos nació Guillermo Saccomanno en 1948. Saccomanno consagró su talento a la publicidad y al guionismo de cómic antes de sumergirse de lleno en la literatura. Prohibido escupir sangre (1984) es su primera novela, en la que pone en escena a un autor de historietas llevado a comportarse como uno de sus personajes contra el paisaje opresivo de Buenos Aires; Situación de peligro, su primer libro de cuentos, fue publicado el mismo año. Antes de esto ya había publicado en 1979 Partida de caza, un libro de poemas. Durante algún tiempo compagina la narrativa con la historieta; en su carrera como guionista de tebeos colabora durante décadas con editoriales españolas, inglesas, italianas y norteamericanas. Entre sus otras obras destacan la colección de cuentos Bajo bandera (1991) y las novelas La indiferencia del mundo (1997) y El buen dolor (1999), este último un libro «bello y despiadado, que es la vez la narración de una historia y la imposibilidad de narrarla» y en la que Saccomanno explora los límites del dolor. En El oficinista (2010) se preguntó de qué abyecciones es capaz un hombre por aferrarse a un sueño y ganó por ello el premio Seix Barral de novela breve. El Hammett lo ganó por 77 (2008), un perturbador retrato de la dictadura argentina a través de la cotidianidad de varios personajes. A la Semana Negra 2013 viene con Cámara Gesell (2012), una radiografía descarnada de nuestra época desarrollada en una tranquila ciudad balnearia de la costa atlántica argentina, en la que aparentemente nunca pasa nada, pero en la que una denuncia por abusos en un colegio religioso abrirá una caja de Pandora de la que escapará con violencia una horrenda serie de asesinatos, violaciones, suicidios y maltratos domésticos.

Harkaitz Cano (Lasarte, Guipúzcoa, 1975)

Harkaitz Cano, además de guionista de cine y televisión, es un prolífico autor vasco cuya obra comenzó por ser poética, pero hoy se decanta más hacia la prosa y lo convierte en uno de los nombres más ilustres de la pujante literatura vasca. Cuentan sus biógrafos que finalizó a los catorce años sus estudios en la ikastola de su localidad natal, que estudió el bachillerato en San Sebastián y que su afición por la lectura le viene de muy pequeño y de la amplia biblioteca familiar. A los diecinueve años fundó con otros poetas el colectivo Lubaki Banda, con el fin de reivindicar cambios en la política de publicaciones que hasta entonces se seguía con la literatura en euskera y hacer recitales de poesía a todo lo largo de la geografía vasca para acercar la poesía a un público lo más amplio posible. Estando en la universidad —estudió Derecho— publicó su primer libro de poemas, Kea behelainopean bezala; poco después hizo lo propio con el segundo, una mezcla de poesía y narrativa titulada Paulov-en txakurrak. Al acabar la carrera emigró a Nueva York, ciudad muy presente en gran parte de sus obras; allí escribió su segunda novela, Pasaia blues. Sus crónicas sobre la ciudad escritas en el periódico Euskaldunon Egunkaria fueron recopiladas en Piano gainean gosaltzen (2000); los poemas escritos allí, en Norbait dabil sute-eskaileran (2001). En 2004 publicó Belarraren ahoa, traducida al castellano por él mismo como El filo de la hierba y que cuenta la historia de un Hitler que no murió en Berlín. En 2011 apareció Twist. Esta última, traducida al castellano, ha sido publicada por Seix Barral este año 2013, y es, dice su sinopsis, un «canto a la amistad» que comienza con la desaparición y el asesinato de dos militantes de un grupo armado y con las tribulaciones de su delator, que vive durante más de veinte años atormentado por lo sucedido.

Horacio Convertini (Buenos Aires, 1961)

 

El tercer nominado al Memorial Silverio Cañada es porteño de Nueva Pompeya, periodista y editor del diario argentino Clarín. La nominación la debe a La soledad del mal, una de las dos novelas que ha publicado este año 2013. La otra es New Pompey. A la primera, la historia de un tal Báez Ayala cuyos truamas de la niñez lo convierten en su edad adulta en un apasionado del asesinato, su sinopsis la describe así: «Los crímenes de un asesino que antes de ser victimario fue víctima. Y una idea: el mal conlleva una irremediable soledad, cuya salida es la destrucción del prójimo. Con certeras pinceladas, Convertini dibuja sus personajes: el asesino, la docente convencional, una hastiada ama de casa, la lesbiana despechada, un cura pedófilo, un mimo cruel…» En la segunda, «la nueva novela-tango del siglo XXI» en palabras de la crítica Gabriela Cabezón, hace al narrador-protagonista, Cali, volver al barrio del turbulento sur de Buenos Aires del que huyó o del que lo expulsaron por maricón: el suyo, Nueva Pompeya. Allí «se encontrará bailando un tango de dos que también es un duelo: como en los orígenes del género porteño, la danza será entre machos y la distancia entre el abrazo y la cuchillada, escasa». El libro de relatos Los que están afuera (2008), la novela El refuerzo (2010) y las novelas infantiles La leyenda de los invencibles (2010) y La noche que salvé al Universo (2010) completan por el momento su currículum.

Howard Chaykin (USA)

Historietista e ilustrador que revolucionó el mundo del cómic norteamericano durante la década de los años 80. A la par innovador y polémico, es el responsable de obras claves del cómic anglosajón como Star Reach, Black Kiss o la actualización del personaje clásico de los pulps The Shadow. La serie de ciencia ficción American Flagg!, que acaba de ser publicada en su totalidad en Español, es la obra que le ha supuesto su mayor nivel de reconocimiento a nivel internacional. Paralelamente ha desarrollado una carrera de guionista de cine y televisión que incluye, entre otras, las series Flash, Viper, Mutant X o Earth: Final Conflict.

Ibon Zubiaur (Guecho, Vizcaya, 1971)

 

Zubiaur se licenció en psicología y se doctoró en filosofía en la Universidad de Deusto, toca muy bien el piano y lleva una vida ajetreada como conferenciante en Alemania, Polonia y España. Es profesor en la Universidad de Tubinga, lo ha sido de lengua y literatura española en la Católica de Lublin, ha dirigido el Instituto Cervantes de Múnich entre 2008 y 2012, ha publicado ensayos sobre Luis Cernuda y sobre la defensa filosófica de la homosexualidad, ha traducido a Yeats, a Rilke, a Hölderlin, a Wieland y a otros poetas y ensayistas anglosajones, alemanes y polacos y ha publicado y publica artículos en numerosas revistas españolas y extranjeras.

 

Ignacio del Valle (Oviedo, 1971)

 

Ovetense de nación y madrileño de pación, asiduo colaborador de la prensa asturiana, a Ignacio del Valle lo conocimos en la Semana Negra en 2007, cuando obtuvo una mención especial en el Hammett de aquel año por El tiempo de los emperadores extraños, una novela subyugante que traslada al lector al frente de Leningrado, donde un soldado de la División Azul aparece degollado, enterrado hasta la cintura y con una misteriosa frase grabada en el pecho. La novela fue llevada al cine en 2012, bajo el título Silencio en la nieve. Antes de esto, Del Valle había publicado ya otras cuatro novelas: De donde vienen las olas (1999), El abrazo del boxeador (2001), Cómo el amor no transformó el mundo (2005) y El arte de matar dragones (2003). Sus dos últimas novelas son Los demonios de Berlín (2009), en la que recupera a uno de los personajes de El tiempo de los emperadores extraños para ubicarlo en la dantesca caída de Berlín en 1945, y Busca mi rostro (2012). En esta última, la acción se sitúa en Manhattan, en uno de cuyos restaurantes estalla una bomba y la fotógrafa Erin Sohr descubre por accidente a Viktor, un criminal de guerra serbio al que se supone muerto desde hace varios años. De Nueva York, Erin irá saltando a Belgrado, La Haya, Tel Aviv y otra vez Nueva York en una investigación trepidante.

 

Copyright 1987-2013 Asociación Cultural Semana Negra