LA BANDA SONORA DE LA XXX

Decía Nietzsche que sin música, la vida sería un error. Y lo mismo puede decirse de la Semana Negra: sin música, este festival estaría cojo; falto de una parte sustancial de su esencia.

No será ésta la edición en la que se clausure el Escenario Central. Como todos los años, también éste ofrecerá a los visitantes del festival una variadísima panoplia de estilos y propuestas musicales a cargo de nueve bandas tanto asturianas como del resto de España e incluso del mundo.

El viernes 7 de julio inaugurará el programa de conciertos el grupo asturiano UHP, una banda de punk-rock oriunda de Blimea (San Martín del Rey Aurelio) y formada por tres miembros: Patuco (guitarra y voz), Luisoul (bajo) y Yoni Alonso (batería). Su fundación se remonta a 1986, pero se disolvieron dos años después. Volvieron a los escenarios en 2010 y desde entonces recorren Asturias ofreciendo a su público viejo y nuevo tanto sus primeros éxitos, que les valieron la fama de gamberros y transgresores, como nuevos trabajos facturados —dice Patuco— «con 20 años más pero con la misma desfachatez, incluso más porque la madurez es lo que da».

El sábado 8 será el turno de otro conjunto asturiano, concretamente de Cangas de Onís: Söax, un grupo de rock alternativo con toques de música electrónica que arrancó su andadura el año pasado con versiones de grupos punteros del rock internacional y que, con el tiempo, fue acumulando un repertorio propio que le ha permitido publicar su primer disco.

El domingo 9, otro grupo asturiano: The Electric Buffalo, fundado hace siete años y que, superado el luto por la repentina muerte de su bajista, Alejandro Blanco, conocido como Espina, y con la incorporación de Sergio Rodríguez para cubrir el hueco dejado, vuelve a los escenarios con su rock sureño y la «escalera de color de canciones con la que este trío de talentosos y curtidos tahúres ganaban la partida a cualquier jugador de ases en el tapete del rock patrio», como ellos mismos proclaman.

El 10 de julio la Semana Negra recibirá la visita de los Travellin’ Brothers, una banda vizcaína cuya propuesta mezcla el blues, el swing, el jazz, el funk y el rythm and blues. El 11 será el turno de un conjunto japonés: los Harmonica Creams, cuyo estilo es una fascinante fusión de la música celta y el blues. En este grupo formado por tres hombres y una mujer y liderado por Yoshito Kiyono, que estrenó su discografía en 2011 con su Analyse de toucher, la armónica marida con el violín irlandés, la guitarra rítmica y los tambores bodhran. No se lo pierdan.

El día 12 el Escenario Central volverá a acoger a una veterana banda asturiana de punk-rock: Mala Reputación, fundada en 1995 y que acaba de publicar un nuevo álbum titulado El arte de la guerra.

El jueves 13, día de gala: el Concierto Coca-Cola traerá a Gijón el proyecto Selvatika Summer Party XL, un «espectáculo total» que combina una sesión DJ con música en vivo (percusión, saxo y violín), gogós y zancudos y un increíble espectáculo lumínico. Al día siguiente, turno para el Concierto San Miguel, este año a cargo de la veterana banda de metal madrileña Hamlet, activa desde 1987.

Otro conjunto madrileño, Dardem, será el encargado de cerrar el programa de conciertos de esta XXX Semana Negra el sábado 15 de julio con una fusión desacomplejada de rock y música electrónica en la que la sensibilidad y la fuerza se combinan con un carácter único que lleva sus composiciones a terrenos poco explorados por los artistas nacionales.

Sabido es que en la variedad está el gusto. Como ven, variedad, también musical, a este festival no le falta. Disfruten.